Judas, el primer neopagano

Y el primer Senyor Pirotècnic: La primera mascletà se pagó a 30 monedas de plata, aunque es la que más repercusión ha tenido hasta hoy.

El paganismo se define hoy en día como todo lo que había en Europa antes de la operación mediática de San Pablo, que según dicen lo volvió todo muy aburrido y cristiano: Fallas, lanzamientos de cabras desde campanarios y tauromaquias.

Por algún motivo, los neopaganos no parecen muy contentos con este culto a la Naturaleza que caracteriza al Cristianismo, cosa que en Papus & Olivets no nos extraña demasiado, dado que conocemos el origen de la polémica. Si queremos explicar el fervor anticristiano que nos repite todos los años que las Fallas tienen origen en un antiguo rito de renovación, que la Virgen es Isis disfrazada, que el Papa lleva un pez en la cabeza… Debemos remontarnos al primer Neopagano: Judas Iscariote.

Dagón

Sí, en la Antigua Babilonia ya se llevaba eso de disfrazarse de pescado. Las modas siempre vuelven, incluso para nuestra querida Tradiçao.

El primer cristiano que renegó de Cristo y volvió a servir a la vieja religión es también, irónicamente, el que propició que su culto se asentara durante dos mil años en una gran superficie de la Tierra. Nos dirán algunos que los judíos no cuentan como paganos, pero para el caso que comentamos nos sirve la analogía.

Marcos 14:43 -Luego, hablando él aún, vino Judas, que era uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los escribas y de los ancianos.

Judas llevó una forma de vida cristiana (vale, se iba de juerga con J.C. y sus colegas, pero ¿Qué hay más cristiano que eso?) y se empapó de ella hasta que decidió abandonarla. No fue un pagano libre, sino que vivió condicionado por un ambiente que, aunque más tarde rechazaría, fundamentó una parte importantísima de su vida… y su muerte. Como neopagano atacó al cristianismo, de hecho en su propio corazón, con la esperanza de encontrar después un mundo más agradable.

Jesucristo Superstar

El que les está cantando cosas a Camilo Sesto y Ángela Carrasco en esta escena de Jesucristo Superstar es Teddy Bautista en el papel de Judas. Sí, Teddy Bautista, el polémico expresidente de la SGAE.
Juan 12:6 -Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.

El neopaganismo se enfrenta a un problema importante, quizá más aun que el hecho de haber perdido la transmisión regular de los ritos y la falta de textos: Conseguir lo que Judas no pudo hacer después de encender la mecha; evitar quedar ensordecido por los masclets de su propia crítica, escapar satisfactoriamente de su pasado con Jesús, encontrar una espiritualidad plena y rechazar las monedas tintineantes que nos ofrece, a todos, el Mundo (este mundo sujeto a la generación y la corrupción, no el de Pedro J. que sólo está sujeto a la corrupción). Hacerlo con el corazón y no con el cerebro, buscar el Oro y no la Plata, encontrar una verdadera espiritualidad y no una venganza ni un fardo de monedas/anécdotas/ceremonias/caprichos.

Es la falibilidad humana la que nos lleva a fundamentar una crítica en que “La Iglesia copió ritos y símbolos de otras religiones”, que “La Virgen copia a las Diosas mediterráneas pero ellas no se copiaron entre sí”. Igual que caemos en el error de pensar que en el Neolítico la gente era idiota y nosotros seres de desarrolladísima evolución cultural, se cae también en el de pensar que la Iglesia no sabía lo que hacía, que eran unos ignorantes y/o unos estafadores, y nosotros hemos descubierto la Verdad. El otro peligro es querer ser pagano con una actitud moderna-cristiana, moralista o sentimentalista, que no hace más que perder al buscador en un laberinto de prejuicios. Sobre estos dos errores hablaremos en otras entradas. Sólo desde el Centro podemos aprehender la validez de las tradiciones, y el cerebro sólo puede confirmar lo que refleja desde el corazón.

Si no fuera difícil escapar del Cristianismo sin salir de su influencia, no habría una proporción de neopaganos que buscan en una trastocada idea de karma un nuevo moralismo, o en devociones a tiempo parcial la forma de mantener una imagen de espiritualidad sin comprometerse demasiado. Aunque, ¿podemos decir algo mejor de los cristianos modernizados?

Desde este punto de vista nos hemos encontrado a dos tipos generales de neopaganos: Los que traicionan a Cristo por la plata y terminan colgándose con la cuerda de sus preconcepciones, y los que lo abandonan sin mirar atrás, seguros de que su elección les llevará a orillas más prósperas.

Escudo español

El Escudo español (1864-1869). Pinchar en la imagen conduce al aburrido artículo de Wikipedia.

John Frawley nos advierte en su artículo Time is money que poca broma con lo de las 30 monedas de plata. Si aplicamos las Matemágicas al mito descubriremos el sentido celeste de tan discutido precio:

Es tradicional el sistema de monedas de oro -representativas del Sol- y monedas de plata -representativas de la Luna-. El Sol es símbolo del intelecto y lo divino (Cristo) así como la Luna lo es de la mente y de lo humano (los discípulos), y es por ejercer su “falibilidad humana” por lo que se pagó a Judas. En efecto, remontándonos a la Ciencia Astrológica:

Si doce discípulos equivalen a un año, a una pieza por día, un discípulo debe costar treinta piezas de plata.

Pere Grifoll
peregrifoll@gmail.com
Sin Comentarios

Publica un comentario